Cambio de zapatillas

Cambio de zapatillas

A comienzo de este año decidí cambiar definitivamente mis zapatillas. Se preguntarán por qué esta persona habla de algo tan prosaico, ya entenderán el motivo.

La verdad es que las tenía de hace años y mientras más las usaba más cómoda me sentía, en parte esa era una de las razones de no tener deseos de reemplazarlas.

Al principio me costó adaptarme a ellas, sentía un poco el talón, demoré un poco en identificar el ajuste preciso para que me quedara cómoda al caminar y así sucesivamente.

Ya adaptados mis pies a ellas me lancé a caminar por la ciudad, recorrí algunos lugares del sur, viajé a Lima Perú, playas, he practicado elíptica y hace aproximadamente año y medio camino todos los días al menos 25 minutos apreciando árboles, flores, sintiendo el aire en el rostro.

Las usé tanto que las pobres terminaron muy gastadas, ya era el momento de su renovación pero comencé a procastinar y encontrar más de una excusa para no hacerlo, que por tiempo, luego vino la pandemia y como no me acomoda comprar por internet otra excusa más, después presencialmente no se podía probar y recién ahora el 2022 permiten nuevamente probar el calzado antes de llevarlo. Así que me apliqué y lo logré, renovadas!! Luego de hablar de algo tan cotidiano, como lo es la adquisición de un par de zapatillas quisiera hacer la analogía acerca de lo que nos cuesta cambiar algunos aspectos de nuestra vida. Considero referirme a este a este tema ya que es un generador de más de una frustración, rabia y motivo de autocrítica. Ya sea que nos propongamos dejar de fumar, evitar comer algo que nos cae mal, dejar una relación tóxica, incorporar un nuevo hábito, en fin lo que sea.

Fue justamente a fines del 2021 que leí Hábitos atómicos, libro en el que James Clear cuenta cómo a partir de un grave accidente aprendió que trabajando con cambios pequeñísimos fue logrando grandes resultados, los que entre otras cosas lo llevaron a recuperarse.

Cabe destacar que lo más relevante que encontré en este libro es que el autor derriba el mito que para incorporar un nuevo hábito en nuestra vida necesitamos realizar grandes cambios. Lo que es muy probable que nos lleve a postergar, postergar y postergar. Al contrario deja muy en claro que realizando modificaciones justamente atómicas, de ahí el nombre del libro. Se pueden obtener nuevos hábitos.

Pero tal como mencioné con el cambio de las zapatillas, nos cuesta salir de nuestra zona de confort y a veces aunque sepamos que será un aporte nos podemos encontrar con una y otra excusa.

Pero esto se puede revertir si así lo deseas.

Si te gustaría cambiar algo y no sabes por dónde empezar te dejo esta sugerencia.