Crisis de Pánico Flores de Bach

Flores de Bach para crisis de pánico

Flores de Bach para manejar mejor las crisis de pánico

Qué duda cabe que vivimos una vida apresurada y convulsa la que exige estar atentos a varios estímulos a la vez y cargando con más de una responsabilidad, lo que muchas veces hace que francamente nos sintamos sobrepasados y sobreexigidos.

Con estas condiciones hoy día se hace muy común ver a personas que ya no dan más con su ritmo de vida y presentan entre otras cosas crisis de pánico.

¿Qué se entiende por crisis de pánico?, es una serie de síntomas corporales que pueden ser dificultad para respirar u opresión en el pecho, palpitaciones, mareos, sudoración, temblores, hormigueo en manos y pies, deseo de huir, miedo a morir o perder el control y hacer algo terrible. Esto por supuesto varía de una persona a otra en cuanto a cantidad de síntomas e intensidad de los mismos.

¿Puedo tratar las crisis de pánico con terapia de Flores de Bach?

La respuesta es sí. Pero desde la mirada de Bach, es decir, siempre que se enfoque en lo que le esté ocurriendo a la persona y en el problema o sufrimiento que ésta presente.

Pero antes de ir a cómo pueden aportar las esencias florales, considero importante mencionar que existen casos en los cuales se hace necesario utilizar fármacos como también hay otros en los cuales se pueden manejar muy bien con métodos naturales que consideren entre otras cosas cambiar algunos hábitos, incorporar ejercicio físico, ejercicios de relajación, etc.

Cabe destacar que aunque sean muy común hoy día no se sabe el por qué algunas personas desarrollan un ataque de pánico una sola vez, otras en varias ocasiones y otras simplemente nunca los experimentan.

La terapia con Flores de Bach, es muy personalizada es decir se basa en comprender qué le puede estar sucediendo a la persona en su vida a nivel personal, laboral o afectiva para que presente cuadros como las crisis de pánico. Es frecuente que los miedos, tristeza, sobreexigencia entre otros puedan gatillar dicha respuesta.

En esta nota quisiera hacer hincapié en la manera que surgen algunos miedos, están los que surgen de pensamientos que a veces sin ningún fundamento dan vueltas y vueltas, armando escenarios realmente catastróficos pero también existen los que fueron provocados por un hecho traumático que vivió la persona. En ambos casos se hace difícil diferenciar los pensamientos de la realidad haciendo que la persona viva en un estado de alerta y temor permanente determinando el cómo vive su vida.