Secuestro Emocional: Cuando la Amígdala Toma el Control

Ana V. Morales
¿Has vivido un secuestro emocional?

Según Daniel Goleman, lo vivimos cuando una situación se nos va de las manos y explotamos, pasando a ser víctimas de una serie de reacciones tanto psicológicas como fisiológicas.

Esto puede suceder porque al aumentar el estrés la amígdala se hiperactiva.

Partamos por comprender ¿qué es la amígdala?


Es una pequeña estructura subcortical situada en la parte interna del lóbulo temporal medial, relacionada con el procesamiento y almacenamiento de las reacciones emocionales y forma parte del sistema límbico.

Secuestro Emocional

¿Qué pasa cuando está demasiado hiperactivada?


Estamos constantemente viendo problemas, sentimos miedo, ansiedad.

Te invito a pensar un poco en tu manera de agenciar estos estados ¿explotas?, ¿te retiras y reflexionas? O ¿evades?.

Si no tienes una forma de regularla te cuento que los últimos estudios en neurociencia, han demostrado que a través de la meditación se puede lograr regular estos ataques amigdalinos.

¿Cómo me puede ayudar la meditación?


Si empezamos a meditar vamos reduciendo el estrés y con eso disminuye la amígdala, va volviendo a su tamaño normal. En la práctica nos vamos distanciando de nuestros pensamientos y sensaciones logrando con esto observar de una manera más ecuánime lo que surge.

Vamos fortaleciendo la corteza frontal entonces cuando la amígdala se active le va costar más secuestrarla cosa que pasa cuando estamos muy estresados tiene ms facilidad de secuestrar la corteza frontal.

Beneficios de la meditación:

• Aumenta bienestar

• Mejora inteligencia emocional

• Una mayor regulación emocional

• Previene los secuestros amigdalinos

• Mejora calidad de vida

• Menos reactivos

• Mejora nuestras relaciones

Esto lo podremos profundizar en el Taller para Aprender a Meditar.